Commvault da las claves para que las empresas puedan adaptarse a la nueva era de la “disponibilidad total”

Hoy en día el impacto de la revolución digital no afecta exclusivamente a las grandes corporaciones multinacionales, sino al 100% de las compañías, tanto en el sector de la tecnología como prácticamente en cualquier otro vertical o empresa, con independencia de su actividad. César Cid, director técnico para el Sur de EMEA de Commvault, da algunas claves sobre cómo deben adaptarse las empresas a este cambio para proteger sus negocios y competir en un panorama que evoluciona rápidamente.César Cid de Rivera

“La premisa actual ante el cambio inevitable es la de la evolución, o lo que es lo mismo, renovarse o morir. No en vano, los nuevos jugadores en el espacio de las grandes ligas corporativas y de crecimiento rápido son, o compañías nuevas, o empresas con pocos años de existencia (léase Uber, Google, Airbnb, SocietyOne, Facebook…). Para afrontar dicho cambio, las empresas o sectores más tradicionales con respecto al uso de la tecnología deben adaptarse a este nuevo medio, y afrontar la realidad que demandan sus clientes: el de la inmediatez”.

Según el directivo, la disponibilidad de la información se ha convertido en un camino crítico al éxito en la empresa actual. “Esta es la razón principal por la cual debemos asumir que el uso de las mismas herramientas que utilizábamos no solamente hace más de diez años, sino incluso cinco o menos, debe cambiar. Todas y cada una de estas herramientas han quedado obsoletas para poder asumir la demanda actual y los tiempos de respuesta que esperan nuestros usuarios y clientes, y por tanto, el negocio”, comenta.

Cid apunta a que las empresas pueden aprovechar la inversión en tecnología adquirida para las funciones donde pueda ser útil, como la retención de información a largo plazo o para la protección de sistemas con baja criticidad e impacto en caso de caída. Pero considera imprescindible adoptar tecnologías que garantice que se pueda recuperar la información de la forma más rápida posible en caso de tener la necesidad de hacerlo. “El problema que se plantea es el crecimiento desmesurado de información en las empresas y la demanda intransigente de la misma en un mundo siempre conectado (24x7x365)”.